ESARQ | Estudio Swiecicki Arquitectos : Arquitectura Corporativa

DEL GRIS AL VERDE:
LA ELECCIÓN DE LOS SITIOS SUSTENTABLES EN LA ARQUITECTURA CORPORATIVA



Por el Arq. Daniel Díaz Romero, director de obras de ESARQ




La normativa LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) es un sistema de certificación que se compone por un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en edificios de todo tipo.

Promueve un enfoque completo hacia la sustentabilidad, al identificar y desarrollar 5 áreas clave para la salud humana y ambiental, en las cuales deberían encontrarse alineados los "edificios verdes":

• La elección de sitios sustentables.
• El ahorro del agua.
• La eficiencia energética.
• La selección de materiales y recursos.
• La calidad ambiental interior.

En este artículo nos detendremos en el primero de estos criterios, como punto de partida para el desarrollo de obras: la elección de sitios sustentables, siendo el área que se ocupa de los problemas que ocurren en el exterior del edificio, incluyendo parte del exterior del mismo, esto es, el terreno donde se desarrolla el proyecto y la comunidad que lo rodea.

Distintos aspectos están involucrados en esta área. Veamos algunas de ellos, los que consideramos como principales.




Integridad del tejido urbano:

En primer lugar, la elección del sitio debe promover el desarrollo de la densidad y conectividad de la comunidad, favoreciendo la integridad del tejido urbano, evitando la expansión y ocupación desmedida del territorio. Este criterio apuesta al desarrollo vertical, por sobre la expansión hacia áreas no construidas. Asimismo, tiene en cuenta la recuperación de sitios y terrenos degradados, abandonados o vacíos en la trama urbana.




Conexión con los servicios básicos:

La norma privilegia la elección de un sitio ubicado en una zona relativamente densa y con suficiente conexión a los servicios básicos comerciales o de uso social (como por ejemplo, escuelas, parques, bancos, comercios, servicios sanitarios, correos, iglesias, los cuales deben estar disponibles en un radio de 800 metros).




Conservación del hábitat natural:

No es aconsejable el desarrollo en tierras públicas, explotaciones agrícolas u otra clase de entorno natural, priorizándose siempre su conservación. Con relación a esto, se apunta siempre a proteger el hábitat natural del terreno donde se emplaza el proyecto y restaurar la vegetación nativa, para minimizar el impacto del desarrollo edilicio en áreas vírgenes, promoviendo la biodiversidad.




Maximizar los espacios abiertos:

Otro de los objetivos contemplados por la norma es proporcionar en los desarrollos un mayor espacio abierto que el solicitado por el Código de Edificación.




Acceso al transporte público:

El sitio elegido para realizar la obra debe contar con varias alternativas de transporte público disponible en un radio menor a 400 metros. Se busca así evitar el desarrollo en sitios donde casi la única alternativa de transporte sea el automóvil, con la emisión de elementos contaminantes que ello implica.




Utilización de medios de transporte ecológicos:

En esta dirección, la norma promueve la utilización de transportes ecológicos, siendo obligatorio crear bicicleteros e implementar la construcción de vestuarios y duchas para el uso de empleados en edificios comerciales o de oficinas que utilicen ese medio de transporte. También prioriza el uso de vehículos eficientes, o de baja emisión, proporcionando espacios preferenciales para el estacionamiento y la recarga de energía.




Reutilización de aguas de lluvia:

La Norma LEED promueve la reducción de la cantidad de fluido que se canaliza en las alcantarillas públicas. Para tal fin se diseñan las instalaciones, de modo que se pueda reutilizar el agua de lluvia para riego, entre otros fines. También se busca lograr la mayor área posible de superficies absorbentes o permeables, colocando allí especies nativas.




Islas de calor:

La norma propone el uso en cubiertas y superficies pavimentadas exteriores de colores claros y materiales absorbentes, reduciendo las superficies impermeables exteriores. En este sentido, cabe destacar que con una temperatura de aire de 35° grados, un pavimento o piso gris claro presenta una temperatura de 42°, mientras que en uno gris oscuro la temperatura se eleva a 52°. Se controlan además los índices de reflexión solar de todos los materiales utilizados.




Uso eficiente de la energía lumínica:

Otro punto importante en esta área es lograr reducir la iluminación del edificio en horas nocturnas, limitando la iluminación exterior, para evitar la polución lumínica. Se contempla además reducir la iluminación directa o indirecta hacia el cielo, para no alterar los ecosistemas y las conductas de los animales.




Prevención de polución en el proceso de construcción:

Por último, y no por ello menos significativo, durante el proceso de construcción, se debe implementar un plan de prevención de polución de actividades de obra, mediante el control de la sedimentación y la generación de polvo y partículas volátiles. A tal fin, pueden realizarse cercos especiales en el perímetro de la obra, para evitar que sedimentos y aguas de la obra se desplacen fuera de sus límites.




Este know how se sustenta en los valores desde los que trabajamos en ESARQ y su gran objetivo general: Asumir la responsabilidad por la actividad que desarrollamos y reducir los impactos de los edificios en el medio ambiente, no sólo durante la etapa de construcción sino a lo largo de toda su vida útil.

Apropiarse un compromiso de este tipo implica diseñar y construir siguiendo únicamente criterios sustentables que redunden no sólo en beneficios para nuestros clientes, sino también, fundamentalmente, para el hábitat natural en que vivimos y la comunidad social de la que formamos parte.




< Volver a Novedades